Biodiversidad para la Alimentación y la Agricultura

La sensibilización sobre la importancia de la biodiversidad se ha disparado, pero a menudo el término se asocia con fauna silvestre y ecosistemas, y no con las plantas de las que depende nuestro sustento. La Alianza proporciona evidencia e impulsa iniciativas mundiales para incrementar el apoyo a la conservación y el uso de la biodiversidad para la alimentación y la agricultura.

En las últimas semanas de 2019, presentamos una propuesta para incluir también los sistemas alimentarios en la agenda mundial de la diversidad biológica posterior a 2020 del Convenio sobre la Diversidad Biológica. Sin embargo, este es apenas uno de los muchos pasos que componen nuestra amplia experiencia y red de socios en conservación y uso de recursos fitogenéticos. El año pasado fue testigo de resultados prolíferos en temas que iban desde saberes autóctonos y dependientes del género hasta bancos de semillas y colaboración con el sector alimentario.

Un índice para la agrobiodiversidad

En 2019, se lanzó el Índice de Agrobiodiversidad con la publicación del primer informe metodológico, primer conjunto de perfiles nacionales y primeras aplicaciones empresariales. Fue el año en que la Alianza demostró a la comunidad internacional que el Índice de Agrobiodiversidad estaba listo para utilizarse como una herramienta con fundamento científico para marcar una diferencia en el logro de la sostenibilidad de los sistemas alimentarios.

Portada del Informe del Índice de Agrobiodiversidad 2019

El Informe del Índice de Agrobiodiversidad de 2019 contiene ocho artículos de reflexión escritos por expertos de todo el mundo en diversos campos. Los artículos se centran en agrobiodiversidad y riesgo, resiliencia o ambos. Diez perfiles nacionales y un análisis transnacional arrojaron luz sobre el estado de la agrobiodiversidad en diferentes regiones y evalúan qué tan bien están utilizando y conservando esta diversidad.

Sorprendentemente, el análisis reveló que si bien los países más desarrollados, como Italia, Perú, Australia y los Estados Unidos tienden a contar con mayores niveles de agrobiodiversidad, las economías emergentes, como India, Kenia y Sudáfrica se están desempeñando mejor en términos de compromisos y acciones en conservación. Esto podría sugerir que esos países en desarrollo pueden convertirse en futuros guardianes de la agrobiodiversidad.

Un indicador de plantas silvestres útiles

La Alianza también publicó un indicador para evaluar el estado de conservación de especies útiles, que hasta el momento abarca la representación en sistemas de conservación in-situ y ex-situ para 7.000 plantas silvestres de 220 países. En un emocionante avance en cuanto a la protección de estas especies de importancia cultural y económica, el Convenio sobre la Diversidad Biológica adoptó formalmente el indicador para medir el avance de los países en cuanto al alcance de las metas globales.

“Esta herramienta permitirá a los formuladores de políticas y a los conservacionistas de todo el mundo comprender mejor qué plantas necesitan ser priorizadas para su conservación y también saber cómo van progresando los países y el planeta entero en su cuidado”, comentó Colin Khoury, investigador de la Alianza y autor principal del estudio en el que se basa el indicador.

Lea sobre el Informe del Índice: https://www.bioversityinternational.org/index-report/

Lea más sobre el Indicador de Plantas Útiles: https://blog.ciat.cgiar.org/convention-on-biological-diversity-adopts-indicator-to-track-conservation-of-useful-plants/

El Índice de Agrobiodiversidad ha sido posible gracias al apoyo de diferentes financiadores del sector privado y público, incluido el Gobierno de Italia y la Comisión Europea.

 

Nunca más serán olvidados: nuevos recursos para cultivos subutilizados

Desde oscuros granos ancestrales hasta verduras que “la abuelita solía cocinar”, existe un sinnúmero de especies y variedades que los productores, consumidores e investigadores de todo el mundo pasan por alto. Desconocidas para muchos, estas especies olvidadas y subutilizadas (NUS, por sus siglas en inglés) podrían ofrecer aportes significativos a ecosistemas sanos y resilientes; solo necesitamos proveer la evidencia y los recursos para aprovechar todo su potencial.

Investigadores y socios promueven chaya en el mercado de Jocotán, Guatemala. Bioversity International/N. Amaya

En 2019, la Alianza continuó con proyectos para evaluar y promover las NUS en países que van desde Guatemala hasta Sri Lanka, incluyendo iniciativas para apoyar a comunidades indígenas, alimentación escolar, nutrición y mercados locales. Entre los resultados notables tenemos:

Diversidad de alimentos locales de valor agregado en un festival alimentario en Colombo, Sri Lanka. Bioversity International/N. Amaya

  • Un artículo en Economic Botany que detalla la cadena de valor de la chaya (espinaca maya), una hortaliza de hoja soslayada como “comida de pobre” en Guatemala, pero que puede contribuir a mejorar la nutrición y la generación de ingresos en condiciones de cambio climático, como resultado de su valor nutricional, tolerancia a la sequía, gran sabor y versatilidad culinaria.
  • Un marco operativo para brindar apoyo a la agricultura que tiene en cuenta la nutrición a través de las NUS, una recopilación de mejores prácticas y estudios de caso de las últimas dos décadas, elaborado en conjunto con el FIDA y orientado hacia el empoderamiento de las mujeres y los pueblos indígenas.
  • La Base de Datos de Biodiversidad para la Alimentación y la Nutrición, una compilación de datos nutricionales de 185 especies de Brasil, Kenia, Sri Lanka y Turquía, junto con un artículo en Planta, que destaca enfoques para efectuar investigación, influir en las políticas y crear conciencia sobre las NUS.
  • El Manual de Diversificación con fines de Resiliencia, una evaluación participativa para orientar a las comunidades en cómo pueden diversificar los agroecosistemas para adaptarse al clima, que explora acciones en tres niveles: 1) mantener un portafolio de cultivos, variedades y razas con rasgos de tolerancia a estreses, 2) integrar prácticas ricas en diversidad que fomentan interacciones positivas entre los elementos, y 3) mantener y recuperar la diversidad a nivel de paisaje para amortiguar los estreses climáticos y brindar fuentes alternativas de alimentos y medios de vida.

Exhibición de frutas y verduras diversas en un evento del Convenio sobre la Diversidad Biológica. Bioversity International

Al conectar el conocimiento comunitario con experiencias de todo el mundo, estos recursos pueden ayudar a ampliar la escala de los esfuerzos por conservar y utilizar mejor toda la gama de biodiversidad agrícola a nuestra disposición.

Lea los blogs: https://www.bioversityinternational.org/news/detail/making-local-crops-work-for-nutrition-sensitive-agriculture/

https://www.bioversityinternational.org/news/detail/healthy-foods-you-havent-heard-of-yet-the-biodiversity-for-food-and-nutrition-database/

https://www.bioversityinternational.org/news/detail/recipes-to-the-rescue/

 

De vuelta a lo silvestre para proteger a los parientes de nuestros cultivos

Crecer silvestres hace que las plantas sean fuertes. Prosperando en condiciones extremas y adaptándose a ecosistemas locales, los parientes silvestres de los cultivos (CWR, por sus siglas en inglés) son recursos valiosos para nuestro futuro. Sin embargo, la investigación de científicos de la Alianza en 2019 reveló que el estado de conservación de muchos de estos cultivos es motivo de alarma, pues luchan contra la destrucción de sus hábitats naturales y los severos impactos del cambio climático.

Esta es una problemática global con repercusiones de amplio alcance para la salud humana y la seguridad alimentaria en medio de una crisis climática que empeora. Los investigadores hicieron un llamado a los gobiernos, organizaciones de investigación y filántropos para que dedicaran más recursos a este asunto.

“Los parientes silvestres de los cultivos son una de las herramientas clave empleadas para mejorar los cultivos adaptados a condiciones más calurosas, más frías, más secas, más húmedas y más salinas, entre otras dificultades”, reportó el investigador Colin Khoury. “Pero sufren los impactos de la destrucción de sus hábitats, sobreexplotación, cambio climático, contaminación, especies invasivas y más”. Algunos de ellos seguro desaparecerán de sus hábitats naturales si no se toman acciones urgentes”.

Una nueva investigación cubrió las extensas familias de las calabazas, chiles, lechugas y zanahorias.

Mercado de alimentos en Vietnam. CIAT/N. Palmer

“Puesto que no son cereales considerados básicos (commodities), las verduras reciben menos atención, sobre todo cuando se trata de sus parientes silvestres”, comentó Khoury. “Pero por razones de salud y sostenibilidad, estos son el tipo de cultivos a los que los investigadores deberían dedicar más de su tiempo”.

Dado que la conservación in-situ se está volviendo cada vez más difícil, los investigadores están evaluando cómo aumentar rápidamente los esfuerzos ex-situ antes de que sea demasiado tarde; por ejemplo, actualmente los parientes de cerca del 65 por ciento de las calabazas silvestres y el 95 por ciento de los chiles silvestres no se encuentran bien representados en las colecciones ex situ.

Diversidad de chiles. Bioversity International/M. Ramírez

Creación de la red sudafricana de CWR

Con financiamiento de la Iniciativa Darwin, la Alianza también lanzó un proyecto para desarrollar la Red Sudafricana de Parientes Silvestres de los Cultivos, un esfuerzo liderado por la Alianza que busca una mejor conservación y uso de los parientes silvestres de los cultivos (CWR) en países de todo el sur de África. Los países y organizaciones internacionales de investigación que están participando trabajan en el establecimiento de Estrategias Nacionales y Planes de Acción para conservación in-situ, el cierre de brechas de CWR en bancos de germoplasma, la mejora de los beneficios para los agricultores que utilicen CWR, el aumento del acceso a germoplasma y colaboración con bancos de germoplasma, así como la formación de capacidades en la dimensión de género para conservación y uso. Las encuestas dentro de la red también se han enfocado en el potencial de los CWR para el mejoramiento genético.

Feria de semillas en Sudáfrica. Bioversity International/R. Vernooy

Lea el blog: https://www.bioversityinternational.org/news/detail/bridging-agriculture-and-environment-southern-african-crop-wild-relative-regional-network/

Lea el comunicado de prensa: https://www.eurekalert.org/pub_releases/2019-12/icft-twr121319.php

 

Celebración del décimo aniversario de Cacao de Excelencia

Pasando a una nota dulce, en 2019, el Programa Cacao de Excelencia (CoEx) llegó a su décimo año de crear conciencia y promover la educación a lo largo de la cadena de abastecimiento del cacao acerca de la oportunidad de producir cacao de primera calidad y la necesidad de preservar los sabores derivados de la diversidad genética, el terroir y el conocimiento técnico de los agricultores que preparan el cacao. Este culminó en el escenario, con los Premios Internacionales del Cacao en el Salon du Chocolat, en París, en octubre de 2019, con la presencia de más de 500 productores, compradores y fabricantes de todo el mundo. Los agricultores que fueron seleccionados por haber producido las 50 mejores muestras de grano de cacao viajaron a París para degustar chocolate, incluido el propio, y conocer con gran emoción cuál había sido seleccionado para los Premios Internacionales del Cacao.

Premios Internacionales del Cacao. T. Raffoux

La Alianza se encuentra coordinando simultáneamente el desarrollo de estándares internacionales para evaluar la calidad y sabor del cacao, fomentando la producción de diversos tipos de cacao en los países participantes.

Productores de cacao en Costa de Marfil. N. Ambroise

En palabras de Brigitte Laliberté, Coordinadora del Programa CoEx, “la evolución más notable del Programa Cacao de Excelencia es el entusiasmo de los países productores de cacao de participar cada vez en mayor número en cada edición. Comenzamos esta gran aventura en 2009, con 20 países, y hoy en día tenemos 55 países participantes. En la próxima edición, en 2021, esperamos llegar a 70. Estamos entrando en una nueva era para el cacao, que nos hace descubrir todo el potencial y los placeres de su diversidad genética, su ambiente, su cultura y el conocimiento técnico de todos estas mujeres y hombres que producen el cacao y que dependen de él para su prosperidad”.

Este mayor reconocimiento marca un avance importante en asegurar tanto el futuro del cacao como el apoyo a los medios de vida de los 40-50 millones de personas de todo el mundo que dependen de él para obtener ingresos.

Lea el blog: https://www.bioversityinternational.org/news/detail/the-2019-international-cocoa-award-winners/

Para obtener más información sobre cacao, por favor visite:

www.cocoaofexcellence.org

www.cocoaqualitystandards.org